10 ventajas de los palets de plástico frente a los palets de madera | Ribawood

Pallet encajable REP 1200x800 liso 9 pies - Personalización | Ribawood

 

A la hora de elegir invertir en palets o palés de plástico o de madera para cubrir las necesidades logísticas de una empresa, hay que tener en cuenta diversos factores. Evidentemente, el precio es uno de ellos, y el sencillo palet de madera es, por ahora, más barato que el plástico, a pesar de que tiene muchos inconvenientes.

El sector de la logística está en continuo crecimiento y la aparición de mercados emergentes está creando nuevas necesidades de transporte y almacenaje. La reducción del peso, el ahorro de costes en la recuperación de los palets o la desaparición de determinadas exigencias fitosanitarias que alargaban innecesariamente las gestiones en las aduanas están decantando la balanza hacia el uso generalizado del palet de plástico frente al de madera. Te contamos:

10 ventajas de los palets de plástico frente a los palets de madera

1. Peso – volumen

Los palets de plástico son más ligeros (ahorran costes de transporte). El equivalente de un palet o tarima de madera, en plástico pesa un 30% menos.

Los palets o paletas plásticas no cambian su peso ni volumen por la humedad (fiabilidad en el control del envío). Eso significa que pueden usarse en cualquier condición climática, mientras el uso de los palets de madera es más restrictivo.

Al ser más ligeros y ocupar mucho menos apilados o encajados, facilitan su retorno. Por norma general, ocupan un 60% menos apilados (aún menos encajados) que los palés de madera.

2. Higiene

Al ser impermeables, los palets de plástico no acumulan humedad ni son atacados por insectos, hongos ni bacterias, haciéndolos mucho más seguros en el control de infecciones y plagas. Además, al no requerir tratamientos antifúngicos ni bactericidas, están exentos de presentar documentación de origen y tratamientos fitosanitarios en las aduanas según la normativa NIMF-15, lo cual ahorra costos y tiempo en la exportación e importación, y garantiza la seguridad sanitaria en transporte y almacenaje de alimentos o productos farmacéuticos, por ejemplo.

Los palets o paletas de madera son difícilmente lavables mientras que los palets o pallets de plástico pueden pasar por un lavado a presión automático, manual o químico, lo cual facilita su retorno al circuito en menos tiempo, evitando las interrupciones en el suministro de palets.

3. Durabilidad

Los palets de plástico tienen una vida útil 5 veces superior a la de los palets de madera. Son más resistentes a impactos y uso intensivo. Eso los hace imprescindibles en circuitos cerrados de alto rendimiento.

En cuanto al mantenimiento de los palets de plástico, existen muchos modelos reparables, fabricados de modo modular, que permiten la sustitución inmediata de la parte dañada, sin conocimientos previos de carpintería ni el uso de herramientas especiales.

4. Versatilidad

Los palets o paletas de plástico se adaptan fácilmente a los sistemas automáticos y manuales de carretillas elevadoras, grúas y sistemas robotizados.

Los palets de plástico son mucho más adecuados para su uso en sectores como la industria química o la automoción debido a que son resistentes a muchos productos químicos, incluyendo ácidos y bases.

5. Trazabilidad

Las empresas, cada vez más interesadas en sus certificaciones y homologaciones de calidad y seguridad, precisan sistemas de trazabilidad fiables, lo cual es sencillo con los palets de plástico mediante códigos de barras o RFID, mientras que con los palets de madera es prácticamente imposible.

6. Medio Ambiente

Los palets de plástico son 100% reciclables, reutilizables y más sostenibles, ya que en su fabricación se reaprovechan materiales usados, evitan la deforestación de los bosques y reducen el volumen de residuos en los vertederos.

Además, debido a su ligereza, el transporte de mercancías en palets de plástico, supone un ahorro en las emisiones de CO2 a la atmósfera.

7. Seguridad

Las líneas automáticas de muchos procesos tienen un alto rechazo en la utilización de palets de madera porque en seguida sufren pequeños defectos. Además, la frecuencia con la que dejan restos (astillas, tacos, clavos) en el área de trabajo supone un riesgo añadido y la posibilidad de frenar la producción.

En cuanto a la manipulación manual, el riesgo de accidentes debido a estos trozos, astillas y clavos, es mucho mayor que tratando palets de plástico ergonómicos, sin aristas ni clavos.

8. Reputación

En un mercado con cada vez mayor competencia, la impresión estética y la reputación de una empresa toma cada vez más valor. El efecto que produce un envío en palets de madera con esquinas rotas, astillados, con piezas reparadas en distinto color, pintura escamada… no es el mismo que produce un envío recepcionado en palets de plástico que mantienen el mismo aspecto sólido y robusto del primer uso. La mejor imagen que asegura el palet plástico durante toda su vida útil es un valor añadido.

9. Precio

El precio del palet de madera sigue siendo más barato que el precio de compra de un pallet o palet de plástico, sin embargo, la reducción de gastos que suponen en muchos aspectos, su larga vida útil y facilidad de recuperación, el ahorro en combustible y la posibilidad de automatizar muchos procesos, pueden suponer a largo plazo un mayor aprovechamiento de la inversión inicial.

10. Valor residual

Y finalmente, aunque los palets o tarimas de madera se reciclan al final de su vida útil para fabricar aglomerados o como combustible, el traslado de las piezas desechadas para su transformación supone un coste, mientras que el palet de plástico supone un ingreso cuando es descartado de la línea y enviado para reciclaje, generando un valor residual que no tiene el palé de madera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *